La Calle Burger basa su éxito en una cuidada selección y tratamiento de la carne para sus hamburguesas

La franquicia malagueña La Calle Burger (LCB) mantiene su fase de expansión que le ha permitido consolidarse en el sector gracias a un cuidado proceso de selección y elaboración de la carne para preparar las hamburguesas. 

LCB utiliza un método de elaboración sencillo y que garantiza al máximo la calidad del producto que ofrece. Todo comienza con una exigente selección de los cortes, que se limpian y preparan para ser tratados en la picadora industrial.

Después del picado, se le añade a la carne un porcentaje muy bajo en sal y de ahí pasan a la formadora con un peso de 200 gramos por pieza. Por último, se envuelven en plástico a mano e, individualmente, se colocan en bandejas termoselladas y se etiquetan con la fecha de elaboración, caducidad, lote e información nutricional.

De este modo, ya están listas para el reparto diario y se garantiza una frescura y una calidad excelente que ha sido el rasgo distintivo de las hamburguesas que llegan al cliente y es el motivo por el que el público ha aceptado el producto que consume.

Con este proceso, LCB ha encontrado una fórmula de éxito para sus hamburguesas gourmet que le ha permitido alzarse con ocho establecimientos en Málaga, siete de ellos en la capital y otro en Fuengirola.

Cada centro de LCB cuenta con unos 12 empleados y en la central se está contratando a nuevo personal para la ampliación de la fábrica con el objetivo de que dé respuesta a este proceso de expansión de una franquicia que dio sus primeros pasos en 2015 y que ya se ha consolidado con fuerza dentro de su sector.



A %d blogueros les gusta esto: