EN BUSCA DE LA BODEGA DEL TESORO: UN PLAN EN LA RIOJA PARA DESPUÉS DEL CONFINAMIENTO PERIMETRAL

La recuperación de una segunda bodega en el Barrio de Bodegas de Cuzcurrita de Río Tirón (La Rioja) ha permitido a La Bodega del Tesoro abrir una vinoteca y un winebar, que constituye un gran atractivo para las riojanas y riojanos que tendrán que pasar esta Semana Santa en La Rioja. De hecho, el confinamiento perimetral ha disparado en los últimos meses el número de socios de la región de su club de enoturismo, de inscripción gratuita.

La Bodega del Tesoro recuperó hace tres años una antigua bodega, de 1881,de la localidad de La Rioja Alta para destinarla a visitas enoturísticas premium. Antes del primer confinamiento por la COVID-19 comenzaron las obras para recuperar otra bodega contigua destinada a vinoteca y winebar, que ahora se abre, y que será el espacio que centralice las actividades del club.

El complejo enoturístico alcanza así los 800 metros cuadrados con distintos espacios para  disfrute del visitante. Los enoturistas de fuera de La Rioja tendrán que esperar un poco y pueden superar su fatiga pandémica haciéndose gratuitamente amigos del club para preparar su visita a La Bodega del Tesoro una vez que abran las fronteras. “En el club tenemos la figura de “Amigo” para la que solo se exige inscribirse en la web. Ofrecemos experiencias diferentes a las de otras bodegas ya que, al no ser un negocio vinícola sino enoturístico, tenemos la ventaja de colaborar con otras bodegas, principalmente de pequeños productores”, afirma José Ramón Cámara, propietario de La Bodega del Tesoro.

En el winebar se pueden probar los vinos de La Bodega del Tesoro, vinos de distintos estilos, variedades y zonas, y elaborados por diferentes enólogos, además de una selección de vinos de distintas bodegas de pequeños productores que difícilmente pueden encontrarse en otros sitios. Son  vinos de edición limitada para disfrutar con familiares y amigos.

Además de poder degustarlos por copas, los vinos de La Bodega del Tesoro se pueden adquirir en la vinoteca, a través del club o en la tienda online. “La Bodega del Tesoro va a potenciar la venta online de vino. Es un paso más en el enoturismo, al crear un nuevo canal de distribución de vino basado exclusivamente en el turismo enológico. Además, vamos a ampliar la oferta con otros productos que tengan alguna relación con el vino: productos gourmet o experiencias”, afirma su propietario. De hecho, ya se han incorporado dos cervezas, con toques de vino y roble, y dos aceites muy especiales.

Entre las experiencias que ofrece actualmente La Bodega del Tesoro se incluyen conocer los secretos de Rioja con una visita al calado de la bodega, probar vinos y aceites, un picoteo o, incluso, una comida o cena tradicional. Las visitas son para grupos reducidos, de no más de 10 personas, y solo 8 en el caso de la experiencia gastro, con comida o cena.

La Bodega del Tesoro permite sentir la magia de una bodega tradicional, disfrutar vinos únicos en buena compañía y formar parte de un club de experiencias enoturísticas. En definitiva, dar rienda suelta a nuestra pasión por el vino.

Las visitas a la bodega permiten conocer cómo eran las antiguas bodegas de Rioja, los barrios de bodegas, los calados tradicionales y, además, con opción de cata y experiencia gastronómica. Y todo ello, contado por sus artífices, Yosune y José Ramón, que reciben y atienden personalmente a los visitantes.

Pertenecer al club de enoturismootorga el privilegio de recibir información sobre las experiencias inolvidables que La Bodega del Tesoro organice, sobre los vinos y otros productos y si se desea, reservar la visita y recibir en casa una cuidada selección de vinos.“En el club diferenciamosalos clientes para personalizar sus preferencias, según sean aficionados o winelovers, hoteles, agencias de viajes, influencers e, incluso, otras bodegas. Cada perfiltiene sus ventajas”, apunta José Ramón Cámara.

El descubrimiento del tesoro

José Ramón es un apasionado de los vinos de su tierra, La Rioja. Buscando un sitio especial para compartir con sus clientes, descubrió un verdadero tesoro: una bodega tradicional de 1881 que llevaba cerrada más de 30 años. Aunque esta «cápsula del tiempo» había sufrido el deterioro normal por el paso de los años, José Ramón y Yosune, su esposa, se entregaron a la tarea de rehabilitarla y abrirla al público. Hoy ya es posible disfrutar de una experiencia enoturística única: descubrir el origen, el tesoro de los vinos de Rioja.

En la restauración, José Ramón y Yosune han respetado la historia, materiales y tradiciones, recuperando la esencia de esta antigua bodega productora de vinos de maceración carbónica. Han mantenido los elementos originales de la bodega, como sus tinas, sus cubas, su prensa o su calado, y les han dado una funcionalidad para la nueva actividad hasta crear un espacio exclusivo y auténtico.

El nuevo espacio está abierto a grupos reducidos de visitantes, para eventos y para miembros de su Club de Enoturismo. “Estamos abiertos a colaboraciones con cualquier sector relacionado con el vino y el turismo y, en cuanto las condiciones nos lo permitan, se organizarán eventos donde tendrán prioridad los miembros del club”, anuncia el propietario.

LA BODEGA DEL TESORO
www.labodegadeltesoro.com