HELADOS VEGETALES, UNA OPCIÓN REFRESCANTE Y SALUDABLE PARA LOS DÍAS DE VERANO

Saca el chef que llevas dentro para elaborar estos helados vegetales caseros
sin renunciar a la frescura ni a tu versión más healthy durante este verano

Los helados no son solo para el verano, pero sin duda añaden un extra de frescura a estos meses de calor. Aunque generalmente este frío dulce no esté asociado a una dieta equilibrada debido a la cantidad de azúcar que contiene, existen opciones que nos permiten disfrutar de este alimento tan típico del verano sin dejar a un lado la buena alimentación. Y aquí es donde entran los vegetales, unos ingredientes poco habituales en los polos, pero que son perfectos para hacer helados sanos y con un sabor exquisito. Así, estas recetas se pueden convertir en un hábito saludable más que incorporar a nuestra alimentación este verano.

Miren Aierbe, asesora culinaria de Florette, propone una serie de recetas de helados vegetales, para probar durante la temporada estival:

• Polo de espinacas, horchata de chufa y aguacate. De esta receta obtendremos unos helados con un color verde muy característico y un sabor suave y delicioso. Para su elaboración basta con mezclar los ingredientes de manera homogénea para conseguir la textura adecuada. El primer paso es añadir en un vaso para batir 250g de primeros brotes de espinaca de Florette, aguacate, horchata, zumo de limón, panela o cualquier otro sustituto del azúcar y una pizca de sal. Cuando estén todos los ingredientes, se bate la mezcla y se va probando hasta obtener el sabor deseado –más dulce, con más horchata o con un toque un poco más ácido–. Una vez esté lista, se vierte en un molde para polos y se deja reposar de 4 a 6 horas en el congelador.

• Sándwich helado de zanahoria. La elaboración de este helado puede parecer más complicada de lo normal, pero, en realidad, es muy sencilla, perfecta para hacer con los más pequeños de la casa. Se necesitan 400 g de zanahoria de Florette –que deben estar en el congelador antes de su uso–, leche de coco, sal, panela y galletas estilo María. Simplemente hay que batir todos estos ingredientes hasta conseguir una textura densa. Para hacer la forma del sándwich, se pone en un molde una galleta María en la parte inferior, encima de ella la mezcla del helado y se tapa con otra galleta. Para darle el toque final,
tan solo hay que meter el molde con los sándwiches al congelador durante 4 horas.

• Polos de zanahoria y zumo de naranja. Con las vitaminas de la naranja y las propiedades antioxidantes de la zanahoria, obtendrás una receta refrescante y saludable. Para elaborarla hay que triturar al máximo la zanahoria rallada de Florette, para que quede una textura lo más fina posible. Después, se incorpora el zumo de dos naranjas, un poco de agua y unas gotitas de limón, y se mezcla hasta obtener una textura homogénea. Por último, hay que verter el conjunto en un molde y congelarlo durante 4 horas. Pasado ese tiempo, ya podremos disfrutar de este refrescante snack.

“Optar por un estilo de vida saludable no significa renunciar a ciertos placeres como
un helado en verano. Simplemente tenemos que adaptar la receta a una más
beneficiosa para nuestro cuerpo y sacar a la luz nuestras mejores dotes culinarias
para conseguir un helado casero con el que sorprender a tus amigos y familia”,
concluye Miren Aierbe, asesora culinaria de Florette.