Plan para garantizar la alternativa segura en el ocio nocturno

  • El ocio y la cultura contribuyen a nuestra felicidad y muchas de esas experiencias preferimos compartirlas con otros.
  • El plan de apertura sistemática y segura se basa en la evolución de los contagios, el uso de la tecnología y en la campaña de vacunación

Juntos con la Hostelería, la plataforma que componen AECOC, FIAB y Hostelería de España; junto con España de Noche y Espirituosos España, con la colaboración consultora EY, han presentado esta mañana un plan para la apertura sistemática y segura del Ocio y Espectáculos.

El objetivo del plan es dar seguridad a los ciudadanos y a las PYMES en materia sanitaria, económica y jurídica.

Para la realización del plan se han constituido cuatro grupos de trabajo formados por personas relevantes de compañías del sector de la fabricación, distribución y hostelería, para generar sinergias y alianzas que permitan optimizar la vuelta a la actividad de un sector con más de 300.000 establecimientos. El informe recoge inicialmente un análisis del impacto del Covid-19 en el sector, con datos como el que aporta la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos, que estima que la caída en facturación es del 84%, con pérdidas que ascienden a los 12.600 millones de euros y 90.000 empleos destruidos. Como explicó Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, “las alianzas que hemos desarrollado durante el Covid-19 nos permiten abordar proyectos como este. La reapertura del ocio nocturno y de la hostelería y el turismo, debe hacerse de manera segura, trasladando confianza al cliente”, al tiempo que mostró su “certidumbre en que este proyecto servirá para afrontar los importantes retos que tiene este sector, que no puede ser olvidado de ayudas y fondos europeos para su relanzamiento y modernización”.

La pandemia no solo está provocando daños en la salud física de las personas, sino que está teniendo importantes consecuencias en la salud mental, por eso el informe recoge también la importancia del Ocio y Espectáculos en la salud de las personas, dejando patente la relevancia del mismo en nuestra salud mental por su impacto en nuestra cultura. En Europa un tercio de las personas adultas reporta niveles de angustia y entre la población más joven esta cifra llega a 1 de cada 2 personas. Estos datos mantienen la tendencia a nivel nacional, con un aumento de casos de ansiedad o depresión. La distribución de la percepción de felicidad en España se sitúa en una media de 7,3 sobre 10; y sin duda, el ocio y la cultura contribuyen a nuestra felicidad y muchas de esas experiencias preferimos compartirlas con otros. Estar rodeados de gente en un concierto o en un museo tiene un efecto positivo y, por tanto, nos hace más felices.  Bosco Torremocha, director ejecutivo de Espirituosos de España, explicó durante la presentación que el ocio juega un papel fundamental en nuestras vidas, y constituye un balance y equilibrio necesario a las obligaciones diarias, profesionales o familiares. Descansar, divertirse, aumentar conocimientos o mejorar habilidades o participar activamente en la vida de la comunidad, no puede criminalizarse ni verse desde una perspectiva negativa sino desde los beneficios que comporta para el bienestar. Tampoco se puede criminalizar a los ciudadanos, que anhelan después de meses muy duros recuperar sus vidas. Por todo ello es fundamental dar alternativas seguras como las que hoy presentamos”.

Tras la finalización del Estado de Alarma, la sociedad está buscando planes alternativos para seguir desarrollando la función básica de la socialización, y es en estos espacios en los que ha aumentado el riesgo y el nivel de contagios como en los botellones, las fiestas en casas o las reuniones familiares en espacios privados.

La parte final del documento presentado recoge un plan de apertura sistemática y segura desarrollado en tres clústers, y está basado en la evolución de los contagios, el uso de la tecnología y el gran avance de la campaña de vacunación que supone la cercanía para alcanzar la inmunidad de grupo.

El primer clúster tiene que ver con la reapertura segura. La reapertura de los locales de ocio debe servir de dique de contención frente a las actividades irregulares, por eso es necesario recuperar la autenticidad de la experiencia de los locales de ocio para que sea fiable y creíble por sus usuarios. Para ello es fundamental que se vaya normalizando la recuperación de los horarios, la utilización de las barras para la dispensación de las consumiciones evitando, por el momento, su utilización para el consumo de productos. Asimismo, la recuperación de las pistas de baile, acotando perimetralmente estos espacios limitando al 33% ocupación y haciendo obligatorio el uso de mascarillas. A nivel de criterios de ocupación resulta necesario aplicar la distancia interpersonal de metro y medio entre grupos de personas porque el concepto de aforo se aplica de forma muy dispar por las distintas administraciones y territorios. Por último, hay que recuperar la actividad de palcos y reservados que permiten la reunión de grupos de convivientes sociales y que son parte fundamental de las tendencias de consumo de los locales de ocio en estos momentos.

Ramón Más, presidente de España de Noche, en la presentación, ahondó en que “ las discotecas, salas de concierto y los bares musicales se juegan este verano más de 5.000 millones de € vitales para la reconstrucción del sector de la economía más perjudicado por la crisis del coronavirus, y que depende de las decisiones que las Comunidades Autónomas aprueben durante los próximos 10 días, para reactivar el funcionamiento de nuestros locales”.


En segundo lugar, el clúster de la burbuja sanitaria. La implantación del Certificado Digital COVID de la Unión Europea a partir del 1 de julio debe poder aplicarse en todos aquellos establecimientos que voluntariamente quieran acogerse a esta posibilidad, mediante la implementación de los sistemas de rastreo y lectura de estos certificados. La creación de estas burbujas sanitarias en el ocio permitiría avanzar en la normalización de la actividad recreativa y en transmitir confianza a la ciudadanía sobre la progresividad de la desescalada.

Por último, el clúster de la inmunidad de grupo. La necesidad de planificar la reactivación de la actividad económica y de la recuperación de los puestos de trabajo, así como los mensajes de confianza a la ciudadanía hacen necesario el que se puedan anticipar los plazos sobre la recuperación de la vieja normalidad, de acuerdo con los criterios epidemiológicos que se anunciaron al principio de la crisis sanitaria. Sin pretender cerrar una fecha en el calendario es conveniente reclamar a la administración la definición de los indicadores, ya que, según el Ministerio de Sanidad, se prevé alcanzar la inmunidad de grupo a lo largo del verano. Además, con la llegada de los Fondos Europeos, se abre una oportunidad para abordar un plan ambicioso e integral de revisión de los estándares de calidad del aire en las viviendas, los edificios y los establecimientos públicos.