Semana Santa 2022 clave para la recuperación del turismo

El sector viajes continúa con su proceso de recuperación. Ya han pasado dos años desde que el estallido de la pandemia impactara el desarrollo normal del sector. Encima, el año no ha dejado de estar lleno de retos que han frenado las mejoras. Esa es la razón por la cual la Semana Santa 2022 será clave para la recuperación del turismo, pues todas las esperanzas están puestas en ella.

La buena noticia es que para la temporada de primavera se espera que la mayoría de los mercados emisores superen la intención de viaje a España de 2019. Concretamente, hay un índice 2,5 veces superior al del año pasado. Esto quiere decir que, a pesar de la ralentización económica y la subida de precios agravada por la invasión rusa de Ucrania, la gente quiere desplazarse. Así lo señala el informe Smart Observatory, correspondiente a la temporada de primavera de 2022.

Elaborado por PwC y CEHAT, el documento recoge algunos de los datos clave para entender cuál es la situación actual. A partir de ahí, analiza la evolución de la industria hotelera en España e identifica las tendencias para los próximos tres meses. El índice se obtiene a través de un marco metodológico que incluye el entorno macroeconómico, la situación sanitaria, las variaciones de los flujos turísticos, el sentimiento del turista en los canales digitales, la intención de viaje y la tendencia futura de la demanda.

Un complicado punto de partida

Para entender los datos, hay que ser conscientes de que 2022 comenzó con una situación complicada. De entrada, por la elevada inflación, que afecta a la capacidad de ahorro de los turistas. Después, la variante ómicron en diciembre y enero. Y, por último, la guerra en marzo, que ha agravado la situación inflacionaria. Por ello, aunque en el último trimestre de 2021 el RevPar se encontraba al 87% del valor de 2019, este inicio de año descendió hasta el 68%.

Si atendemos al entorno macroeconómico, vemos cómo la invasión de Ucrania ha agravado la pérdida de poder adquisitivo de los viajeros. También ha moderado el crecimiento de los países europeos y empeorado las previsiones de desempleo. Al mismo tiempo, el desabastecimiento energético viene impulsando la subida de precios desde inicios de 2022. Por si fuera poco, el aumento de los casos Covid en algunos de los países emisores vuelve a poner el foco en la situación sanitaria, pues una séptima ola podría producirse.

En base a este cúmulo de factores, el informe confirma que durante el primer trimestre de 2022, España retrocedió en la recuperación del sector hotelero. A pesar de todo, Cayetano Soler, socio responsable de Turismo, Transporte y Logística en PwC España, afirma que «estamos en la senda positiva de mejora y consolidación del sector».

Esperanza hotelera a pesar de todo

Pese a lo que pueda parecer, la primavera se presenta esperanzadora. Una señal es que en marzo de 2022, el ADR se ha incrementado un 7% con respecto a marzo de 2019. Mientras, el RevPAR de 2022 supone un 68% del que había en 2019, por lo que se va recuperando lentamente. Pero el indicador más claro es que la intención de viaje a nuestro país supera los niveles de 2019.

Ocupación hotelera España

En especial ocurre en los países nórdicos y en Países Bajos, aunque el mercado británico también se está recuperando. Por lo que han estudiado, la eliminación de las restricciones sanitarias impulsa el sentimiento del turista británico hacia España. Sin embargo, el sentimiento español se ve resentido por la subida de precios en estos primeros meses del año. Además, el desarrollo del conflicto bélico y el miedo a una ola mantienen cierta inestabilidad en el sector.

A pesar de todo, y aunque el porcentaje de cancelaciones sea superior a 2019, ha bajado mucho en comparación con 2021. Al mismo tiempo, la intención de desplazarse se ve reflejada directamente en las reservas. Para los próximos meses, ya superan ligeramente las que se produjeron antes de la pandemia en las mismas fechas. Encima, es una situación generalizada en todo el país menos en Cataluña, donde la recuperación de momento es más moderada.

En base a esto, Semana Santa 2022 se convierte en un punto de inflexión. Jorge Marichal, presidente de CEHAT, asegura que «supondrá un impulso para el restablecimiento de la actividad del sector alojativo». Mientras, Ramón Estalella, secretario general de la organización, cree que puede ser «el punto de partida» para que «se restablezca la normalidad».

Las reservas aumentan para Semana Santa

Para confirmar estas expectativas, es interesante echar un vistazo a los datos de ocupación hostelera aportados por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo junto a ForwardKeys. Ellos aseguran que en vuelos nacionales, los valores están prácticamente igual que antes de la pandemia. Por eso, confían en una recuperación durante Semana Santa 2022, marcada por la recuperación de turistas internacionales clave.

En este caso, más allá de destacar a Reino Unido o Alemania, aseguran que Dinamarca se ha situado en primera posición de recuperación (44%). Le siguen Suecia (39%) y Colombia (37%). Mientras, los destinos que más volumen de visitantes recibirán son los habituales, con las islas a la cabeza en crecimiento. Concretamente, Ibiza (34%), Palma (12%) y Tenerife (7%) se encuentran a la cabeza.

En SiteMinder aseguran precisamente que serán los viajeros extranjeros quienes impulsen el boom de las reservas hoteleras en esas fechas. Lo afirman partiendo de la base de que más de la mitad de todas las reservas realizadas en marzo proceden del extranjero. Del mismo modo, una gran mayoría (58,05%) de los huéspedes que llegarán a los hoteles en abril son de fuera de España.

Curiosamente, sus cifras también aseguran que Barcelona destaca por su particular rendimiento, registrando un 121,63% sobre las cifras de reservas hoteleras de 2019. Valencia y Sevilla también han superado sus volúmenes previos a la pandemia. En cualquier caso, aseguran que España y Portugal son los destinos donde más crecen las reservas de viajes de cara a Semana Santa 2022 en nuestro entorno europeo, superando con solvencia incluso las cifras prepandemia.

Recuperación esperanzadora, pero con matices

Desde Exceltur también confían en la recuperación. Sobre todo, porque la alianza turística calcula que Semana Santa 2022 se cerrará con una recuperación de la demanda del 90% sobre los niveles de 2019. También, con un importante crecimiento del PIB turístico en el conjunto del año. Según sus previsiones, la demanda nacional se habrá recuperado a finales de trimestre y la extranjera estará solo un 11% por debajo de 2019.

Los alojamientos son los mejores parados en este estudio. De acuerdo con sus perspectivas, estas son mejores en hoteles vacacionales y urbanos, establecimientos hoteleros de interior y servicios de ocio como los campos de golf. Mientras, el sector del transporte, el alquiler de coches y las agencias de viajes son los que podrían salir peor parados.

A pesar de todo, explican que los precios siguen por debajo de los niveles previos a la pandemia. El problema radica especialmente en que la subida de costes derivada de la invasión de Ucrania puede afectar a la rentabilidad turística. Sobre todo, porque solo podrán repercutir un 26% a los clientes con un aumento de precios, de modo que podrían peligrar las inversiones e incluso algunos empleos.

Imágenes cedidas: Jorge Fernández Salas, CEHAT

Fuente: tecnohotelnews.com