Tres sencillas recetas de Semana Santa para panaderos caseros

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando, durante los confinamientos, muchos nos animamos a convertirnos en panaderos caseros aprovechando el tiempo de más que pasábamos en casa. Hoy, dos años después y con la pandemia prácticamente dada por finalizada, muchas cosas han cambiado, sin embargo, y aunque no le dediquemos tanto tiempo, nuestra pasión “panarra” sigue intacta, porque ¡el que se convierte en panadero, permanece panadero!

La buena noticia es que se acerca un buen momento para volver a meter las manos en la masa. Y es que la Semana Santa es una época perfecta para hacer pan casero y disfrutarlo en familia.

Por ello, desde Levanova, marca de referencia de ingredientes para hacer pan en casa, con una gama de productos pensada para todos los tipos de panaderos aficionados, nos proponen tres recetas sencillas que no pueden faltarnos esta Semana Santa.

  1. Las famosas torrijas. Eso sí, muy nuestras de principio a fin

No hay ninguna receta más típica de Semana Santa que las torrijas. Normal, ¿a quién podrían no gustarles?

Realmente, el origen de esta maravillosa receta, sencilla pero increíble, es europeo. Aunque cada país le da un nombre diferente, sentimos las torrijas muy nuestras. ¡Tanto es así que no faltan prácticamente en ninguna casa durante estas fechas!

Aunque normalmente las torrijas se hacen a partir de restos de pan duro, con nuestro propio pan, conseguiremos que el resultado sea muchísimo más sabroso. Además, nos permite personalizar la receta y adaptarla a nuestros propios gustos: Rellenas, de leche, con fruta, siropes, más sanas, más dulces…

¡Atención a la facilísima receta!

Ingredientes:

  • 500gr de harina de fuerza de trigo
  • 220ml de leche entera
  • 25gr de levadura fresca Levanova
  • 10gr de sal
  • 80gr de azúcar
  • 2 huevos

Elaboración:

Paso 1:

Echamos en un bol grande todos los ingredientes: la harina, la leche tibia, la levadura fresca desmenuzándola con los dedos, la sal, el azúcar y los huevos y mezclamos hasta que todos los ingredientes queden bien integrados en una sola bola.

Paso2:

Amasamos durante unos cinco minutos aproximadamente hasta que obtengamos una masa fina y homogénea. La dejamos reposar dentro del bol tapado con un paño limpio durante una hora aproximadamente.

Paso 3:

Dividimos la masa en dos porciones del mismo tamaño y les damos forma de barrote. Los colocamos en la bandeja del horno con suficiente espacio entre ellas, pues aumentarán su tamaño. Tapamos y dejamos que reposen de nuevo aproximadamente una hora.

Paso 4:

Mientras precalentamos el horno a 200º, podemos pintar los barrotes con huevo batido para que tomen un color dorado cuando los metamos en el horno. Una vez que el horno esté caliente, horneamos durante unos 20 o 25 minutos a 160ºC.

Paso 5:

Cuando comiencen a tomar un color dorado, ¡estarán listas! Sacamos las barras del horno y las dejamos enfriar. Como recomendación, para hacer las torrijas, es mejor esperar un día para que el pan endurezca.

Paso 6:

Al día siguiente, preparamos el almíbar con el que cubriremos las torrijas. Para ello, ponemos un cazo a fuego medio y echamos 100g de agua y 100g de azúcar. Cuando alcance punto de ebullición, retiramos y listo. 

Paso 7:

Cortamos las barras en rebanadas, las rehogamos en leche infusionada con una ramita de canela y piel de naranja y las bañamos en huevo batido. A continuación, freímos en aceite, retiramos y cubrimos con el almíbar. ¡Y listo! Así de fácil es hacer unas increíbles torrijas que no dejarán indiferente a nadie.

2. Otra típica… ¡Mona de Pascua!

La “Mona de Pascua” se ha convertido poco a poco en uno de los platos dulces más popularizados de Semana Santa. No es de extrañar, porque está deliciosa. Su exterior es crujiente y dorado, mientras que su interior es más bien blanco, suave y esponjoso.

Tiene un sabor que puede incluso llegar a recordar al del Roscón de Reyes. Esto se debe a que,en algunas partes del país, a ambas elaboraciones se les agrega agua de azahar, por lo que el aroma es parecido.

Realmente, el origen de este peculiar dulce es árabe. Su nombre de munna o mouna, que significa en árabe «provisión de la boca», regalo que los musulmanes hacían a sus señores. Hoy en día, se trata de un dulce en gran medida arraigado en toda la zona del Mediterráneo, aunque podemos encontrarla en casi todo el país.

Elaborar una mona de pascua es muy entretenido, por lo que es el postre ideal para preparar en familia. ¡Y el resultado merece la pena!

Ingredientes:

  • 500gr de harina de fuerza
  • 150grs de agua                                            
  • 10grs de sal                                                 
  • 75grs de azúcar                                          
  • 50grs de mantequilla                                 
  • 2 huevos                                          
  • 25grs de levadura fresca Levanova
  • 1 sobre de masa madre de trigo Levanova
  • 20grs de moscatel                                      
  • 40grs de anís en grano molido
  • Ralladura de media naranja.
  • 6 huevos duros/cocidos (3 por cada mona)

Elaboración:

Paso 1:

Mezclamos los 250grs de harina, 150grs de agua, el sobre de masa madre y 25grs de levadura. Amasamos hasta conseguir una mezcla fina y homogénea.

Paso 2:

Dejamos reposar la masa tapada con un trapo de cocina o papel film durante una hora aproximadamente, hasta que doble su volumen.

Paso 3:

Añadimos a la mezcla el resto de la harina (250grs), el azúcar, los huevos, la sal y el moscatel. Seguidamente, amasamos de nuevo hasta que volvamos a obtener una masa fina.

Paso 4:

Una vez conseguido, añadimos el anís y la ralladura de naranja. Amasamos bien de nuevo durante unos minutos y agregamos la mantequilla. Volvemos a amasar hasta obtener una de nuevo una masa con una textura fina y elástica.

Paso 5:

Damos forma de bola a la masa y dejamos reposar durante unos 20 minutos tapada con un paño, para que vuelva a crecer.

Paso 6:

Cortamos 2 piezas del mismo tamaño y formamos una bola con cada parte, dejando de nuevo reposar unos 10 minutos.

Paso 7:

Realizamos un agujero en el medio de cada pieza y vamos dándole vueltas con las manos mientras agrandamos hasta conseguir un rosco de unos 15cms de diámetro.

Seguidamente, colocamos las piezas encima de papel de cocer en la bandeja del horno, las tapamos y esperamos que vuelvan a doblar su volumen.

Durante este tiempo, podemos cocer los huevos.

Paso 8:

Precalentamos el horno a 200ºC y,mientras coge temperatura, incrustamos los huevos cocidos en nuestras monas de pascua, repartiéndolos de forma homogénea (3 por cada pieza).

Bajamos la temperatura del horno a 170ºC y cocemos hasta que las piezas adquieran un color dorado oscuro. Retiramos del horno, pintamos con jarabe de azúcar y rebozamos al gusto con azúcar en grano. Y, por último, ¡solo queda disfrutar!

Como veréis, es una receta bastante fácil, aunque con más pasos que un pan normal. En cualquier caso, ¡el resultado valdrá la pena!

3. Una más especial, panecillos de Pascua británicos…¡Hot Cross Buns!

Los Hot Cross Buns son unos panecillos dulces de origen anglosajón. Aunque aún no son muy conocidos en España, no nos sorprendería que se extendieses, ¡pues están deliciosos y son muy fáciles de elaborar! Por ello, para salir de la rutina panarra y sorprender a los tuyos, desde Levanova nos proponen esta característica receta para Semana Santa.

Se caracterizan sobre todo por la cruz que les decora en su parte superior. Esta cruz puede realizarse de diferentes formas: a través de dos cortes perpendiculares, con papel de arroz, con glaseado o con una mezcla de harina y agua, tal y como en esta receta.

Ingredientes:

  • 250grs harina de fuerza                 
  • 120 grs de leche                                      
  • 500grs de azúcar
  • 25grs de mantequilla
  • 5grs de sal
  • 1 huevo
  • 13grs de Levanova Levadura
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de anís en polvo
  • Ralladura de media naranja
  • 35grs de pasas sultanas

Ingredientes mezcla cremosa:

  • 30grs de harina de trigo                      
  • 30grs de agua    
  • 15grs de azúcar
  • Vainilla al gusto                                   

Elaboración:

Paso 1:

Echamos en un bol grande la leche tibia, el azúcar y la levadura. Mezclamos y dejamos reposar durante 10 minutos. 

Paso 2:

Una vez transcurrido este tiempo, añadimos el resto de los ingredientes, excepto la mantequilla, que utilizaremos posteriormente. Seguidamente, amasamos hasta que obtengamos una masa fina y homogénea y que deberemos dejar reposar unos 15 minutos más.

Paso 3:

Pasado este tiempo, agregamos los 25grs de mantequilla a la masa. Para facilitar la mezcla, la mantequilla debe estar blanda, por lo que es aconsejable que lleve un tiempo fuera. A continuación, amasamos hasta obtener de nuevo una textura fina y homogénea. Seguidamente, metemos la masa en un bol para dejarla reposar hasta que doble su volumen.

Paso 4:

Después de este reposo, dividimos la masa en piezas de unos 70grs. Hacemos bolas con ellas y las dejamos reposar unos 10 minutos.

Paso 5:

Pasados estos minutos, volvemos a bolear hasta obtener bolas pequeñas y compactas. En este paso, es preferible que no queden pasas justo en la superficie, para que no se quemen durante la cocción. Si os sucede, podéis hundirla dentro de la masa.  Acto seguido, colocamos las piezas sobre la bandeja de horno con papel vegetal ligeramente separadas entre sí, y las dejamos reposar de nuevo hasta doblar su volumen.

Paso 6:

En este momento, aprovechamos para hacer la decoración que añadiremos posteriormente. Para ello, simplemente, debemos mezclar los 30grs de harina de trigo, los 30grs de agua, los 15grs de azúcar y la vainilla al gusto. Removemos bien con unas varillas para evitar grumos y colocamos la mezcla en una manga pastelera con una boquilla fina.

Paso 7:

Después de este nuevo reposo, veremos que nuestros Hot Cross Buns prácticamente se están tocando entre ellos.  Así que es el momento de decorar utilizando la manga pastelera. Para ello, haremos líneas, tanto en vertical como en horizontal, de un extremo a otro de cada fila de panecillos, formando una cuadrícula. En este momento, con el horno precalentado a 190ºC, coceremos nuestros panecillos durante unos 20 minutos a 170ºC.

Una vez los saquemos del horno, los dejamos enfriar y… ¡a disfrutar! Además, si queréis darles un brillo extra, al salir del horno podéis pintarlos con una mezcla de agua y azúcar.

¿Qué os parecen estas recetas de Semana Santa? Sin duda, buenas opciones para disfrutar de la cocina esta Semana Santa.

Levadura fresca y masa madre | Levanova